El conocimiento es una riqueza que se puede transmitir sin empobrecerse.

miércoles, 13 de agosto de 2008

Los cacharreros

Alfonso es el continuador de una saga de alfareros que convirtieron a Tajueco en referencia en toda la provincia antes de la era del plástico. Es el único pueblo de Soria donde la tradición no se ha interrumpido desde siglos. Su padre, Máximo, todavía trabaja y hasta hace pocos años también su tío. Todos llevan el apellido Almazán, y según cuentan, proceden de la villa de Deza, en el confín de Aragón, donde el oficio se perdió definitivamente. Eligieron Tajueco por la buena calidad y abundancia de arcilla, por el potencial mercado que se abría en las tierras del Burgo, Almazán, Berlanga, Sigüenza, por el enclave paradisiaco entre pinares, por los vientos sanísimos que se respiran...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto