El conocimiento es una riqueza que se puede transmitir sin empobrecerse.

martes, 20 de mayo de 2008

LA VENTOSA DE FUENTEPINILLA


La Ventosa tiene una hermana por las Tierras de Medinaceli, mas o menos del mismo tamaño y problemáticas, lease despoblación, apuros para salir adelante: se llama La Ventosa del Ducado y está a 1227 metros de altura (de donde se comprende lo del nombre), al pie de la Sierra Ministra y del nacimiento del rio Henares.
Esta Ventosa de Fuentepinilla no le va a la zaga en altura, pues está a 993 metros sobre el nivel del mar y tampoco anda mal en lo que a vientos se refiere.

Su iglesia de San Juan Degollado es de mampostería caliza y arenisca, con sillares en las esquineras y en los vanos. El ábside es semicircular al que sigue un presbiterio recto, una nave en tres tramos y una singular capilla bautismal redonda con espadaña en ángulo suroeste y sacristía adosada al norte. Además hay un atrio en el sur y este, y un cementerio al norte. De la fábrica románica del siglo XIII, se conservan parte de la cabecera y de los muros de la nave, así como la portada.

El abside se reconstruyó en época gótica, prolongando directamente los muros del presbiterio, creando un espacio de la misma anchura y altura cuando, originariamente era más ancho que el ábside. El muro sur es románico pero el norte pudiera ser una reconstrucción del siglo XVIII. El alero meridional es de cornisa de nacela con canecillos del mismo perfil o proa de barco. La portada tiene tres arquivoltas de medio apunto con chambrana de nacela y capiteles de cestas lisas. En ella se convinan tallas de época románica con otras góticas, lo que hace pensar que está remontada en algún momento de la Baja Edad Media. La espadaña sigue un modelo románico, pero probablemente sea posterior
Es curiosa la capilla bautismal como cuerpo adosado al muro occidental de la nave a modo de contraábside al estilo de algunos templos prerrománicos, aunque sea del siglo XVIII. Dentro, la cabecera está cubierta por artesonado y no parece que por encima de él haya abovedamientos. Por otro lado, el arco toral es apuntado y doblado, hecho en piedra arenisca quedando del románico tan solo los machones laterales con sus capiteles figurados, siendo en su conjunto una reconstrucción seguramente del siglo XV, pero también es muy posible que estructuralmente todo el arco sea románico y que las semicolumnas fueran retalladas en época gótica. Románica pudiera ser, además, la puerta de acceso a la capilla bautismal, como si hubiera sido una segunda entrada al templo románico. Y la pila bautismal es románica, troncocónica, parecida a las de Andaluz, Osona y Fuentepinilla, del siglo XIII. Igualmente es románica la pila del agua bendita, similar a un capitel vaciado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto