El conocimiento es una riqueza que se puede transmitir sin empobrecerse.

martes, 20 de mayo de 2008

VALDERRODILLA



A la salida del pueblo en dirección a Andaluz, a la derecha, hay un enorme pino resinero con mas de seis metros de perímetro en su base, treinta metros de altura y 22 metros de punta a punta de su ramaje. En el término, camino de Tajueco, hay otros dos pinos negrales de grandes dimensiones pero no tan espectaculares como este.
Se conserva tambien, como en muchos pueblos de la comarca, el lavadero público, testigo de un tipo de vida que hemos superado, pero que aparte de sus inconvenientes tenía la ventaja de que propiciaba la vida en común. Los lavaderos eran sitios más bulliciosos que las tabernas, y mas escatológicos. El agua tenía la extraña propiedad alquímica de provocar alegría. Nada que ver con las modernas lavadoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto